Papá y mamá se separan

“Yo creo que dejó de doler sin más.

Ha sido más decepción que rabia y más rabia que enfado……Aunque en su momento solo identificaba tristeza, me engullía la tristeza.

Se rompieron mis esquemas el día que tuve dos casas y en ninguna me sentía como en casa.

Se rompieron mis esquemas el día que me sentí como una hipoteca que tenían que pagar a medias.

No fuí consciente hasta entonces de la poca importancia que le había dado al concepto de FAMILIA y hasta que punto se rompió esa idea en mí.

Lo perdida que me sentía….lo sola que me sentía.

Oí mucho aquello de “sigues teniendo a los dos”. Sí claro que sí, pero no se trataba de eso….es que no puede existir un “nosotros” si ellos no están juntos.

Solo queda un “nosotros” conscientes de que ya no hay “familia”.

Llegué a odiarles. Por los insultos mutuos, los reproches que me dejaron oir….por desahogarse conmigo.

Por crearse “otra vida” de la que me sentí excluida; como si ya no formases parte de nada o de algo que antes estaba.

Es la impotencia de saber que no es mi decisión y que aún así afecta a mi vida más que las mías propias.

He llorado, he gritado, he guardado silencios y un luto dentro de mí por el día que murió mi familia.

He escondido y sacado 50 veces fotos de los cuatro.

Pero un día pasa, pasa.

Un día solté el aire y no se si les he perdonado…pero se le parece”

image

Esta es la vivencia de la ruptura de unos padres vista desde los ojos de una niña, que ya no es tan niña.

¿Te has planteado el contagio emocional que tienen sobre tu hijo tus vivencias?

Si te has separado o estás en un proceso de ruptura con tu pareja es importante saber que los niños tienen una forma diferente de aceptar las situaciones de crisis.

Para más información sobre el taller “EDUCANDO DESPUÉS DE UNA SEPARACIÓN”

pincha AQUÍ

Anuncios