¿Tiene sexo el cerebro?

Una de las cuestiones que más polémica ha suscitado siempre es la de que si hombres y mujeres somos iguales o biológicamente diferentes. Mucho se ha escrito sobre el tema y sin cuestionar que todos tenemos los mismos derechos, independientemente del género, parece ser que nuestros cerebros son bastantes distintos.
Y no es que lo diga yo, muchos estudios neurobiológicos avalan que hombres y mujeres pensamos, sentimos y en consecuencia actuamos de forma diferente y no tanto por la educación, si no porque nuestros cerebros ya se desarrollan de forma diferente desde que estamos en el seno materno.

imageComo nada es fruto de la casualidad, miles de años de evolución han hecho que las mujeres por ejemplo, tengan una visión periférica más desarrollada y que los hombres sean mejores focalizando un objetivo. La razón es evidente, el hombre de las cavernas cazaba y necesitaba distinguir al animal o al enemigo entre el paisaje y la mujer vigilaba a la prole en la cueva para que no entraran depredadores.
Pero hay más, tampoco es casualidad que a los niños se les vista de azul y a las niñas de rosa, resulta que la retina del hombre es más receptiva a los tonos azules y las mujeres a la gama de los rojos para diferenciar la fruta madura de la que estaba verde.
No podemos negar que por muy evolucionados que estemos tecnológicamente, nuestros organismos se han formado a base de miles de años con roles y comportamientos repartidos por genero y eso no se cambia de un siglo a otro, son simples funciones de adaptación para sobrevivir ante un medio hostil.

En el famoso libro “Por qué los hombres no escuchan y las mujeres no leen los mapas” escrito a la par por el matrimonio Pease (por cierto, parece que consiguieron entenderse y el libro no acabó en divorcio), nos cuentan que los hombres tienen el sentido de la orientación y la espacialidad más desarrollada porque cuando salían a cazar tenían que saber volver a la cueva, eso les permite llegar a cualquier sitio con el coche y ellas se pierden aunque lleven GPS. Las mujeres sin embargo, tienen la habilidad de recordar caras aunque solo las hayan visto una vez o intuir que está pasando por la cabeza del otro simplemente por su gesto.

image

El hombre moderno todavía tiene que luchar contra esa carga genética que le obliga a ocultar su debilidad ante el enemigo y mantener la calma ante las crisis para proteger al clan. En la evolucion del varon llorar no estaba en su repertorio porque simplemente no le servía para sobrevivir, si estaba herido lo más inteligente era defenderse o salir corriendo. Sin embargo para una mujer mostrar sus sentimientos es una forma de comunicación y su sentido evolutivo es crear vínculos más fuertes con el resto de mujeres.

Si un hombre ve a su pareja llorando su lado emocional se bloquea no sabe como comportarse y su lado racional piensa “quiero ayudar a que solucione su problema, así verá que soy útil y que la amo”, mientras ella solo querrá desahogarse, que la escuchen y abracen. Conclusión ellos piensan que las mujeres hablan demasiado y que son unas sentimentales y ellas que son unos insensibles que nunca escuchan.

Cuántos conflictos se evitarían si tuviéramos en cuanta este aspecto, ni las mujeres son unas lloricas ni los hombres unos seres fríos y duros como una roca, simplemente reaccionamos ante las situaciones de forma diferente por nuestro pasado evolutivo.

image

Ni somos tan parecidos ni tan diferentes, ni mejores ni peores. Sentimos lo mismo pero lo expresamos de forma diferente, así que dejémonos de prejuicios y frases hechas, aceptemos y respetemos la individualidad del otro y sobre todo comuniquémonos mejor, seamos hombres o mujeres.

Juntos hemos evolucionado y seguiremos haciéndolo. Al fin y al cabo si la naturaleza nos hecho complementarios…por algo será.

Si necesitas mejorar la comunicación con tu pareja en Alonso Project un equipo de terapeutas y coachs pueden ayudarte a tener una relación más saludable y plena.

foto contacto

Anuncios