El mantra

Haciendo limpieza en el ordenador me he topado con las fotos que hice en La Playa de las Canteras en el año 2011. Esa etapa de mi vida marcó un antes y un después y me ha llevado a ser la persona que soy a día de hoy.
Es simple, pero verlo me ha hecho recordar que los momentos difíciles pueden convertirse en una oportunidad de transformación interior, que hasta las dificultades más grandes pueden convertirse en un motor para cambiar tu vida.

frase mantra

Ese mantra que me repetía una y otra vez me ayudó a no quedarme estancada, a buscar ayuda en una terapeuta, a iniciar un camino de partida que no sabía donde me iba a llevar pero que necesitaba empezar a recorrer. Curiosamente esa terapeuta fue la primera persona que en una de las sesiones me hizo sentarme en su silla para que le aconsejara sobre un problema personal. Años después dejé mi carrera profesional en los medios de comunicación y ahora soy coach y terapeuta. ¿Casualidad? No lo creo.
Muchos de los que nos estáis leyendo habréis pasado por experiencias duras, de esas que marcan para siempre, experiencias que te pueden hacer tocar fondo, caer en el abismo, experiencias que incluso pueden hacer que pierdas el sentido de la vida. Son situaciones que tambalean tu estructura, las bases sobre las que sustentas tu mundo.
Esos momentos marcan un antes y un después en la vida, no los elegimos, aparecen sin pensar, puede ser un divorcio, la muerte de un ser querido, la perdida de un trabajo después de muchos años….
Nos hacen pensar que no estamos preparados para soportar tanta pena, pero siempre hay un camino de salida.

Tocar fondo

Esas vivencias pueden bloquearnos hasta tal punto que pueden convertirnos en víctimas y el victimismo paraliza, aisla, nos impide tomar decisiones porque pone el foco de la responsabilidad en los otros.

NO PODEMOS ELEGIR LO QUE NOS PASA…PERO SI PODEMOS DECIDIR CÓMO REACCIONAR ANTE LO QUE NOS SUCEDE.

La metáfora del agua me gusta porque permite explicar nuestra actitud ante un hecho que nos arrastra como un tsunami. Al principio nos hunde, nos sorprende, es algo que no podemos controlar, nos lleva al fondo pero cuando tomamos conciencia de la situación en la que estamos podemos reaccionar. Una opción es dejarnos arrastrar hasta que se nos acabe el oxígeno, otra puede ser dejarnos llevar por la corriente para flotar y poner las decisiones en manos de otros, pero sin duda la más saludable es aprovechar ese aprendizaje y coger impulso desde el fondo para salir y empezar a decidir.
Dar el primer paso es siempre lo más difícil, pero no tienes por qué hacerlo solo, dar el primer paso puede ser pedir ayuda a un profesional, ponerte en manos de un terapeuta y empezar el camino desde ahí.

El mantra copia

DA EL PRIMER PASO…TE ESTAMOS ESPERANDO

IMG_2429

Anuncios