El día que perdí mi reputación

Este es la historia de una mujer, que como muchas, por educación y creencias, se empeñaba en buscar la aprobación de los demás para valorarse a sí misma, la historia de una mujer que aspiraba a ser PERFECTA.

“Antes me molestaba y mucho que la gente tuviera una mala imagen de mí o que pensaran que era una persona superficial. Me empeñaba en demostrar a todos que era una mujer culta, buena persona, generosa, buena compañera en el trabajo, una pareja modélica, una hija y hermana intachable, pendiente siempre de las necesidades de los demás.
Me empeñaba tanto en ser perfecta que un día me di cuenta que me había perdido entre tanta perfección y ya no sabía quien era, si yo misma o lo que los demás esperaban.

El día que perdí mi reputación, el día que mi imagen de chica buena e intachable se rompió dejó de tener poder sobre mí la opinión de los demás.

reputacion fotoEn ese momento me di cuenta de que la gente que me apreciaba de verdad, aunque no tuviéramos una amistad profunda, siguió tratándome igual, pero la gente que va buscando defectos en los demás para ocultar los propios, empezó a criticarme a mi espalda. Y en lugar de sentir pena, sentí alivio, que curioso.
Los que más me necesitaban por la relación de dependencia que tenía con ellos, más me odiaron. Y yo seguí liberándome de cargas, en algún momento con sentimiento de culpabilidad, pero a la larga me di cuenta que mantenerles alejados era bueno para mí.
Ocuparse constantemente del “que dirán” desgasta demasiada energía y liberar la cabeza de esas preocupaciones me permitió emplear mi tiempo y mis pensamientos en cosas más productivas y agradables.

Empecé a tomar decisiones para beneficio propio y no para agradar a los demás o para evitar que se enfadaran conmigo.

Para algunos me volví egoísta, simplemente me protegí de los que no me querían. Dejé de ocupar un hueco porque dejé de cumplir la función por la que permanecía en sus vidas y eso me hizo liberarme aún más.
De repente gente que estaba en mi vida casi de pasada empezaron a tener más peso y me dieron mucho, más de lo que nunca esperé. Se convirtieron en amigos leales que a día de hoy permanecen.
Empecé a tomar de verdad las riendas de mi vida y a elegir las personas con las quería compartir mis confidencias y mi tiempo, dejé de tener “obligaciones impuestas” con gente que no me aportaban nada ni intelectual ni personalmente.
De eso hace ya mucho pero aprendí que ser libre y consecuente con uno mismo, aunque se cometan errores, es más importante que quedar bien con los que no les importas nada o simplemente te quieren por su propio interés.”

El día que perdí mi reputación me di permiso para volver a empezar cuantas veces quisiera 

cartel reputacion 21

Si te sientes identificad@ con esta vivencia, si sientes que vives solo y para los demás, si necesitas permanentemente la aprobación de los demás para valorarte…el equipo de terapeutas de Alonso Project puede acompañarte en el proceso de búsqueda interna y ofrecerte las herramientas necesarias para que puedas elegir por tí mism@ la vida que quieres vivir.

IMG_2429

 

Anuncios