La etiqueta

Cuando vemos a alguien por primera vez el cerebro tarda 10 segundos en hacer un juicio sobre esa persona y digo juicio porque la mayoría de las veces se basa en asociaciones con otras personas similares, con experiencias del pasado y con nuestros propios prejuicios y visiones sobre el mundo.

¿Y qué es lo que analiza nuestro cerebro con tanta rapidez y por qué? Analiza el vestuario, la expresión de la cara, su boca, su sonrisa, la armonía de sus facciones, la postura del cuerpo, la forma de moverse, el contexto o el lugar donde nos encontramos, eso que llamamos comunicación no verbal. Pero además detectamos algo difícil de explicar, llámalo energía, intuición…es esa sensación agradable o desagradable que nos produce alguien aunque ni siquiera hayamos intercambiado dos palabras.

frase coelho editado

La razón de ésto ya os la imaginareis, el cerebro funciona así por pura y dura supervivencia, hacernos una imagen mental de alguien o algo rápidamente le ha permitido al ser humano durante siglos sobrevivir a los posibles peligros que le acechaban.
¿Pero qué ocurre con los humanos en el Siglo XXI? que salvo que vivamos en una ciudad realmente peligrosa o vayamos por un barrio desconocido y tengamos que estar alerta, esta característica tan positiva a priori puede convertirse en un enemigo….LA ETIQUETA.
Etiquetamos y ponemos cualidades o características personales a todo el que vemos sin darnos cuenta. Hacer juicios sobre los demás sin conocer su situación personal o su forma de ser puede provocar que nos hagamos una idea errónea de esa persona, que le malinterpretemos o que veamos como enemigo a alguien que no lo es.

etiquetas editado

El vestuario, por ejemplo, nos puede indicar su estatus social, a veces cultural, sus gustos estéticos y si no coinciden con los nuestros podemos rechazar a alguien simplemente porque vaya con un traje y nos parezca un “estirado” o porque vaya vestido de forma informal y le tachemos de “perroflauta” Y aquí es donde entran nuestros filtros culturales y aprendidos, lo que es correcto o incorrecto para nosotros, que evidentemente para cada uno es diferente.
Las facciones es uno de los aspectos que más analiza nuestro cerebro. Una persona con unos rasgos armónicos que nos parece guapa/o tiene más posibilidades de caernos bien que una con rasgos imperfectos. Nos comunicamos más abiertamente con alguien cuya cara nos recuerda a un amigo que con alguien que nos recuerda a otro que nos cae mal. Pura asociación de nuestras neuronas aunque esas personas no tengan nada que ver y sin embargo nosotros ya damos por hecho que merecen nuestra confianza o no.

juzgar editado

La postura y el gesto de la boca o los ojos, dicen mucho de nosotros, sobre todo indica nuestro estado anímico y eso si que es fiable, alguien con una sonrisa abierta y franca indica que es alguien confiado y alegre. Un ceño fruncido nos dice que esa persona está enfadada. Pero ojo, el estado emocional que muestre alguien en un momento concreto no significa que esa persona sea alegre, iracundo o esté triste siempre.
El contexto, el lugar donde nos encontramos es otro factor importantísimo, si nos encontramos en una fiesta donde conocemos a la mayor parte de la gente es normal que nuestra actitud sea más abierta y predispuesta a la comunicación, por el contrario si nos encontramos en un ambiente lleno de desconocidos estaremos más cerrados a cualquier intercomunicación.
Y nuestra cabecita analiza todo esto aun cuando no hayamos intercambiado una sola palabra con el otro…da que pensar ¿verdad?

Frase jung editado

¿Te has parado a pensar cuántas veces has opinado sobre gente que apenas conoces?

La etiqueta estructura, reduce, generaliza, nos hace perder los matices de las personas y si no somos capaces de desprendernos de ella podemos perder la oportunidad de conocer gente diferente, puede hacer que nos comportemos de forma injusta o que rechacemos a personas que apenas conocemos.

Empezar a ser consciente de nuestros pequeños prejuicios, de nuestros conceptos aprendidos sobre lo correcto o incorrecto y dar un margen a las personas para que muestren lo que son, más allá de la imágenes preconcebidas, puede abrirnos a un mundo más amplio y más interesante. Puede darnos la oportunidad de aprender de quien no esperamos y sobre todo puede hacer nuestra vida más rica en experiencias que nos hagan comprender cómo es y cómo funciona el ser humano.

Hasta aquí hemos hablado de la imagen que nos hacemos nosotros de los demás pero ¿qué imagen proyectamos nosotros?. La etiqueta es una carretera con doble sentido.

¿Te has quejado alguna vez de que tacharan de frívolo/a cuando tú te consideras una persona responsable? ¿piensan de tí que tienes mal genio porque te expresas de forma efusiva? ¿te han dicho alguna vez que pareces superficial simplemente porque te ríes con frecuencia?

Es difícil cambiar los prejuicios de los demás si no quieren hacerlo pero de la imagen que proyectamos nosotros si somos responsables.

Si quieres mejorar tu forma de comunicarte para llegar mejor a los demás, si crees que la imagen que reflejas no corresponde con lo que eres…en Alonso Project podemos hacer un chequeo a tu comunicación, a tu forma de expresarte para conseguir llegar a más personas y proyectar la imagen que quieres de tí mismo a los demás.

foto contacto

 

 

Anuncios