Lo que la verdad esconde

Es curioso cómo nos empeñamos en engañarnos a nosotros mismos. Tomamos como ley absoluta lo que nuestra cabeza nos dice y resulta que no siempre es verdad.
Lo que pensamos es muchas veces fruto de nuestra educación, de lo que creemos que es socialmente correcto o consideramos que es lo más beneficioso en términos materialistas. Pero resulta que no siempre lo más sensato es lo que nuestra razón nos dicta y ahí es donde empieza la confusión. Nos desconectamos de nosotros mismos y empezamos a pedir consejo a diestro y siniestro…pero el camino hacia la coherencia no está ahí porque lo que le vale a los demás no siempre es válido para uno mismo.

FullSizeRender 16

En el post ¿Somos lo que pensamos o somos lo que sentimos? ya dimos algunas pautas sobre cómo detectar cuándo estábamos posicionados desde la razón y cuándo desde la emoción. Y ni lo uno ni lo otro por separado nos conduce hacia esa coherencia que permite que nos sintamos plenos sean cuales sean las circunstancias.
Todo ésto lo cuento porque en muchas sesiones empezamos trabajando objetivos concretos, laborales, de pareja, familiares y resulta que detrás de todo eso hay algo más que nos negamos a ver. Muchas veces el objetivo racional, por ejemplo un coaching laboral para encontrar empleo, esconde miedos a enfrentarnos a situaciones que realmente deseamos pero que nuestra cabeza se empeña en esconder para evitar un posible dolor ante el fracaso.

FullSizeRender 20

Y ahí está la magia del coaching y la terapia, que de repente empiezas a abrir cajas en tu cabeza que tenías cerradas desde hace años y te atreves a quitar la tapa y aparecen sueños olvidados que un día alguien nos dijo que eran tonterías y aparecen anhelos profundos que nunca nos atrevimos a confesar y conflictos con personas que parecían resueltos.
Y ahora sí te ves con fuerza para enfrentarlos y afrontarlos porque has descubierto cosas en tí, valores y recursos que tenías pero desconocías. Por eso para empezar da igual qué reto o mejora quieras hacer en tu vida porque cuando empiezas a explorar empiezan a salir cosas que ni siquiera imaginabas que estuvieran ahí…era lo que “tu verdad” se empeñaba en esconder una y otra vez.

FullSizeRender 21

Ese es el principio de la coherencia con uno mismo porque puedes empezar a trabajar lo que de verdad te ha impedido hasta ahora conseguir tus objetivos. Puede ser el miedo al fracaso, el temor a la soledad, una falta de autoestima oculta tras un velo de superioridad….
Y cuando consigues superar esos miedos que se extrapolan a todas las áreas de tu vida resulta que todo se recoloca. Que el miedo a perder una amistad ya no tiene tanta importancia porque ya sabes lo que hay detrás y estás dipuest@ a sanarlo. Afrontas un problema concreto y aprendes a afrontar y superar un montón de cosas más que estaban conectadas entre sí pero tú aún no lo sabías.

FullSizeRender 19

Cuando te conoces y reconoces de verdad empiezas a comprender por qué te pasan determinadas cosas una y otra vez, por qué te comportas de una forma determinada ante situaciones concretas, afloran tus comportamientos inconscientes, esos que te han hecho sobrevivir y ahora ya no te sirven…y ya no te puedes engañar más con tu “verdad” o mejor dicho, ya no te quieres engañar más con tu verdad y empiezas ELEGIR de verdad lo que quieres, lo que te hace feliz, lo que tu corazón y tu razón te dictan a la par y ahí es donde está TU COHERENCIA Y TU AUTÉNTICA VERDAD.

¿TE ATREVES A DESCUBRIRLA?

foto contacto

Anuncios